viernes, diciembre 07, 2007

ANFITRITE por LUIS BENCOMO



Mensaje de Elián González a Fidel Castro
La Habana, 7 dic.- A continuación transmitimos el mensaje de Elián González Brotons al Comandante en Jefe Fidel Castro, que publican en sus ediciones de hoy los periódicos Granma y Juventud Rebelde:


Abuelo Fidel:
Recibir los libros que me regalaste me provocó gran emoción y lo que sientes por mí me compromete a seguir tu ejemplo. Tú, que eres el verdadero héroe de cada una de las batallas que se han librado en nuestro país y que eres el símbolo de cada cubano digno.
Cuando visito con mis compañeros del proyecto Por los Caminos de la Historia lugares donde ocurrieron hechos importantes para el triunfo de esta Revolución, siempre pienso en ti y en los hombres que emprendieron esas luchas, y los respeto y admiro.
En este día, donde se conmemora un aniversario más de esta batalla que empezó nuestro pueblo bajo tu guía por mi liberación y por el bienestar de todos los niños y jóvenes cubanos, no puedo dejar de darte nuestro agradecimiento.
Para mí y para mis compañeros es importante tener un maestro que, cuando lo necesito, se convierte en mi amigo; una escuela donde podemos hacer todas las cosas que queremos, donde aprendemos y nos divertimos.
En ella aprendo a bailar, canto en un coro, compito en diferentes deportes, acampo y me preparo para impartir clases en algunas de las asignaturas de las que soy monitor. He hecho amigos, me he ganado el respeto de mis compañeros y me siento feliz.
Para las personas en mi municipio, la Batalla de Ideas ha convertido a Cárdenas en una ciudad mejor; cada 6 de diciembre se reparan centros, se crean nuevos lugares para el beneficio de todos, se ha ampliado el servicio de salud, hay nuevos centros de enseñanza y lugares culturales.
Amigo, como una vez me llamaste y estoy orgulloso de eso, con nosotros puedes contar para siempre.
Gracias por el resto de los regalos para mí y para mis hermanos.
Saludos de toda la familia.

Elian Gonzalez

EL ATRAVESA'O


miércoles, diciembre 05, 2007

COMO LE DOMESTICA EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI

Había un profesor de química en una gran escuela con alumnos de intercambio venezolano en su clase. Un día, mientras los estudiantes estaban en el laboratorio, el profesor observo a un joven que de forma constante se rascaba la espalda y se estiraba como si le doliese.
El profesor le pregunto cual era su problema. El alumno respondió que tenia una bala metida en la espalda debido a que recibió un disparo mientras luchaba en contra de los comunistas en su país de origen los cuales estaban tratando de derrumbar su gobierno e instaurar un nuevo régimen, un "otro mundo posible". A la mitad de la historia el miro al profesor e le hizo una pregunta: "Usted sabe como se capturan puercos salvajes?" El profesor creyó que era un chiste y esperaba una respuesta divertida. El joven respondió que no era un chiste. "Usted captura puercos salvajes encontrando un sitio adecuado en la floresta y tirando un poco de maiz en el piso. Los puercos vienen diariamente a comer el maiz de gratis. Cuando se acostumbran a venir diariamente, usted construye una cerca a un costado del sitio en donde ellos se acostumbraron a venir. Cuando se acostumbran a la cerca, ellos regresan a comer el maiz y usted construye otro lado de la cerca. Ellos vuelven a acostumbrarse y regresan a comer. Usted va poco a poco hasta instalar los cuatro costados del cercado alrededor de los puercos, al final instala una puerta en el ultimo lado. Los puercos ya estarán acostumbrados al maiz fácil y a las cercas, comienzan a venir solos por la entrada. Es ahí cuando usted cierra el portón e captura a todo el grupo". "Así de simple, en un segundo, los puercos pierden su libertad. Ellos empiezan a correr en círculos dentro de la cerca, pero ya están sometidos. Luego, empiezan a comer el maiz fácil y gratis. Se quedan tan acostumbrados a eso que se olvidan como cazar por si mismos, y por eso aceptan la esclavitud." "El joven comento con el profesor que era exactamente eso que el veía suceder en Venezuela. El gobierno los estaba empujando hacia el comunismo y el socialismo tirando maiz gratis disfrazado de programas de ayuda de dinero, misiones, planes, etc, impuestos diversos, leyes de "protección", subsidio para cualquier cosa, expropiaciones indebidas, programas de "bien estar social", médicos cubanos y medicinas "gratis", siempre y siempre nuevas leyes inconsecuentes, etc, todo a costilla del sacrificio de las libertades, migaja a migaja. Debemos siempre recordarnos que "No existe comida gratis" y además que "no es posible que alguien preste un servicio mas barato que el que uno mismo hace".

E.P.D. PATATO VALDES


Ha muerto Patato Valdés, su último solo de cueros lo ha dado el dia de Shango, justo asi, se ha ido como todo buen hijo de orisha, alegre, a trascender las barreras del tiempo y el olvido.

sábado, diciembre 01, 2007

NADIE ES PERFECTO

LAS MENTIRAS DE CHAVEZ, UNA A UNA

¡ ADIOS, VENEZUELA !


PARQUE DE SANTOS SUAREZ / DESAPARECE MI PARQUE



LA HABANA, febrero - Sí, éste, aunque usted no lo crea, es el parque de la barriada capitalina de Santos Suárez. Aquí aprendí a caminar, a montar patines y la bicicleta roja que recibí un Día de Reyes... hace muchos años.
Entonces, sobre las cinco de la tarde, el parque se llenaba de sonrisas infantiles. Los más pequeños al centro, los mayores por fuera montaban en sus ciclos o en patines o jugaban pelota en la plazoleta.
Otros pequeños se refugiaban en la magia de una pequeña biblioteca, con inmensos y repletos anaqueles y muebles brillantes. Allí, recuerdo, me encontré con Cenicienta, con la inolvidable Blanca Nieves y más tarde fui amiga de Emilio Salgari, Alejandro Dumas y muchos más.
Pero un día, cambié mi horario de visita, llegué al anochecer y dejé de correr y saltar para sentarme en el rincón del parque frecuentado por los enamorados.
Con mi pequeño radio portátil, tesoro de los años 70 en Cuba, escuchaba el programa Nocturno. Mientras, a unos metros, mi madre conversaba con unas amigas.
Estos árboles fueron los únicos testigos del apresurado aleteo que acompaña al primer amor; de la alegría de mis amigos -hoy todos residentes en Miami- cuando regresábamos de las fiestas o de los encuentros donde repasábamos aquellas "guías de estudio" para los exámenes.
Mi parque, porque es mío, se negaba a envejecer a pesar de que sólo muy esporádicamente le daban algún retoque. El no quedaba conforme y yo no me percataba, porque siempre lo he mirado con los ojos del amor y el amor siempre es bello.
Así, mi parque me sorprendió un invierno leyendo "Mi vida" de Isadora Duncan, en ropa deportiva, sudada, con dolor de espalda, cansancio en las piernas y aquellas náuseas que no terminaron hasta que di a luz.
Ya en la primavera, delgada, empujando un cochecito, recorría el parque en las mañanas sonriendo por los gorgojeos de mi bebé.
Un buen día Julio César -mi bebé para siempre- comenzó a dar sus primeros pasos también aquí, en nuestro parque. Después fue velocípedo, automóvil, carriola, hasta descubrir su gran amor: el béisbol.
Entretanto, yo olvidaba las tensiones del divorcio cuidándolo y estudiando un libro de texto de Ciencia Cristiana. Crecía y me fortalecía espiritualmente.
Hoy, a sus doce años, Julio César me dijo: "Ya no me gusta el parque. Es peligroso".
Ahora, ya no le quedan rosales, crotos, arecas ni hierba. Las perseguidas almendras desaparecieron. Ya nadie riega sus árboles con aquella larga manguera verde y no existe aquel "guardaparques", al que para escuchar su alegre silbato siempre vigilante fingíamos que íbamos a pisar el área verde del parque.
La biblioteca, que pertenece al Ministerio de Cultura, se cae a pedazos. Hace años, con el plan de bibliotecas municipales creadas por el gobierno de Cuba, la trasladaron. Desde entonces hace temporada en diferentes casas del municipio cuyos residentes, según los vecinos, emigraron.
Donde estaba la plazoleta de juegos se construyó un círculo infantil y una escuela.
El coche de caballo y el del chivo han intentado resurgir varias veces, pero finalmente desaparecen.
Tal vez desaparezca un día el basurero de la esquina de San Indalecio y Santa Emilia, aunque ahora siempre reaparece.
De veinticinco farolas cuatro desaparecieron y quedan sus bases como constancia. Otra se inclina peligrosamente como abochornada de ver el estado del lugar. En general, el alumbrado del parque hace años dejó de existir.
De treinta y cuatro bancos sólo queda uno en servicio, en muy mal estado. Primero desaparecieron los listones de madera. Luego, los laterales de hierro fundido y labrado en los cuales rezaba la inscripción: "R.C. Ministerio de Obras Públicas". Algunas de estas piezas se encuentran abandonadas en lo que otrora fue el césped.
Para rematar, existe un salidero de agua potable que sale de la antigua biblioteca y atraviesa el parque. Es un buen criadero de mosquitos.
Deterioro, falta de alumbrado, de mantenimiento y de vigilancia han hecho del parque de Santos Suárez un sitio inseguro por el cual las personas muchas veces temen transitar. Es considerado una especie de "zona franca" donde se hace vida sexual, se bebe ron y hasta se fuma marihuana.
Algunas noches un carro patrullero pasa alumbrando al interior del parque con un reflector.
Hace algo más de un año comenzó la reparación de esta plaza, pero, se dice que por falta de cemento, se paralizó la obra. El cemento -se rumora- debe ser traído de Nuevitas, región situada a unos 500 kilómetros de la capital cubana, cuando en las cercanías existen cuatro fábricas de ese producto.
Recientemente colocaron diez patas de granito para levantar cinco bancos, pero apenas llegaron al mes, pues amenazaban con caerse y fueron retirados.
Los materiales de construcción invaden el parque incluso en la parte del área verde.
Alumnos de escuelas cercanas son llevados al parque y, mientras sus maestras conversan entretenidamente, los pequeños acaban con lo poco que va quedando en buen estado o se suben al techo de la otrora biblioteca.
Esta situación hizo que un trabajador, de los que algún día remozarán el parque, exclamara: "Cuando se concluya, a este paso y con esta situación incontrolable, tendremos que volver al principio".
Un oficial retirado, del Ministerio del Interior, manifestó: "Aquí enamoré a mi esposa, es una vergüenza, causa dolor ver cómo está este parque".
Un pequeño teatro guiñol, con excelentes obras, que funcionaba en este parque fue cerrado a mediados de la década del 80. Actualmente, en lo que fue una pequeña galería de artes plásticas, sesiona sin éxito un llamado rincón del bolero.
El caso del parque de Santos Suárez no es el único en esta capital. El parque Manila, en el municipio Cerro, construído bajo el mismo proyecto en 1940, está en iguales o peores condiciones. Su biblioteca fue demolida.
La gente se ha cansado de plantear el asunto a cuanto organismo del Estado existe. La destrucción sigue avanzando.

Maria Elena Rodriguez

Las fotos del estado del parque / cortesia de Alfredo Pong